680 42 01 06

 

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO. GONZALO

¡Simpatía a raudales!, así podemos definir la sesión de fotos de Gonzalo, sonrisas y diversión fue lo que este simpático bebé nos regalo para su reportaje de bautizo.

Desde Aguilas, Murcia llegó Gonzalo con muchas ganas de hacerse fotos, durante toda la sesión se portó de maravilla, tanto con su ropa de bautizo como después un poco más “ligerito” posó para mi cámara luciendo su mejor sonrisa.

Gracias Gonzalo y gracias familia por confiar en mi trabajo, espero que disfrutes de vuestro día junto a vuestros familiares y de vuestro reportaje y espero volver a veros pronto por mi estudio.

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

FOTOGRAFIAS DE BEBE EL EJIDO

 

ELFO BEBE

Canciones infantiles

Manuelita vivía en Pehuajó
pero un día se marchó.
Nadie supo bien por qué
a París ella se fue
un poquito caminando
y otro poquitito a pie.

Manuelita, Manuelita, Manuelita dónde vas
con tu traje de malaquita y tu paso tan audaz.

Manuelita una vez se enamoró
de un tortugo que pasó.
Dijo: ¿Qué podré yo hacer?
Vieja no me va a querer,
en Europa y con paciencia
me podrán embellecer.

En la tintorería de Paris
la pintaron con barniz.
La plancharon en francés
del derecho y del revés.
Le pusieron peluquita
y botines en los pies.

Tantos años tardó en cruzar el mar
que allí se volvió a arrugar
y por eso regresó
vieja como se marchó
a buscar a su tortugo
que la espera en Pehuajó.

 

 

 

 

 

 

 

Manuelita vivía en Pehuajó
pero un día se marchó.
Nadie supo bien por qué
a París ella se fue
un poquito caminando
y otro poquitito a pie.

Manuelita, Manuelita, Manuelita dónde vas
con tu traje de malaquita y tu paso tan audaz.

Manuelita una vez se enamoró
de un tortugo que pasó.
Dijo: ¿Qué podré yo hacer?
Vieja no me va a querer,
en Europa y con paciencia
me podrán embellecer.

En la tintorería de Paris
la pintaron con barniz.
La plancharon en francés
del derecho y del revés.
Le pusieron peluquita
y botines en los pies.

Tantos años tardó en cruzar el mar
que allí se volvió a arrugar
y por eso regresó
vieja como se marchó
a buscar a su tortugo
que la espera en Pehuajó.